Exposición de pintura

PACHACAMAC REPINTADO

de Ricardo Wiese

Inauguración: Jueves 19 de mayo, a las 7 pm

Hasta el 6 de julio de 2016

Ricardo Wiesse (Lima, 1954) estudió pintura en la Universidad Católica del Perú, y grabado en el Atelier 17 en París y en el Slade School of Fine Arts en Londres. Ha participado en las bienales de La Habana (1984 y 1991), Iberoamericana de Grabado (San Juan de Puerto Rico, 1986), Cuenca (1989), Valparaíso (1994), Cagnes-sur-Mer (1995). En 1997 participó en la I Bienal Iberoamericana de Lima. Ha sido docente en diversas escuelas de arte y es autor del mural cerámico en la Vía Expresa de Lima. En 1995 realizó la intervención Diez cantutas en Cieneguilla. Ese año recibió el Premio Johnnie Walker. En 2006, una primera muestra de óleos sobre Pachacámac recorrió tres ciudades brasileñas, auspiciada por el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú. Sus trabajos abstractos y figurativos se exhiben en la Galería Forum de Lima desde 1980. Ha publicado varios libros y artículos.

El origen de esta muestra se remonta a un trabajo conjunto realizado por el pintor Ricardo Wiesse y el artista croata Dare Dovidjenko, quienes hace 17 años visitaron el santuario de Pachacámac para hacer una serie de pinturas alusivas. “Tratamos los motivos al aire libre como lo hicieron los paisajistas decimonónicos, y otros aún más remotos. Así, venimos repitiendo versiones de temas predilectos para nosotros: el Templo del Sol, la Casa de los Quipus, el Palacio de Tauri Chumbi, las dieciocho pirámides con rampa”, explica el pintor.

Esta exposición recorre los mismos lugares en tiempos diferentes. Ricardo Wiesse dice que “dialogar visualmente con el sitio y recoger en cartones y lienzos los últimos tonos rojos del Punchao Cancha o los verdes postreros del valle de Lurín constituyen privilegios innegables y placeres redoblados en cada visita”.

La exposición estará abierta al público de martes a viernes de 10 am a 8 pm, y sábados domingos y feriados de 10 am a 6 pm. El  ingreso es libre.
  

 278-pachacamac-wiese

ELOGIO DE LA LUZ

Exposición en homenaje a Mauro Castillo

Inauguración: El miércoles 16 de marzo, a las 12 m

Al conmemorar cincuenta años de creación artística. La muestra incluye óleos y acuarelas.

Mauro Castillo nació en Azángaro Puno, en 1946, pero vive desde muy joven en Arequipa. Estudió en la Escuela Regional de Bellas Artes Carlos Baca Flor, donde tuvo como maestros a Víctor Martínez Málaga y Carlos Trujillo. Ha realizado exposiciones individuales en diversas ciudades del mundo y ha participado en numerosas muestras colectivas. Fue becario de la Comisión Fullbright y ha sido ganador del premio Michell.

La exposición permanecerá abierta al público hasta el 14 de mayo de 2016. De martes a viernes, de 10 am a 8 pm; sábados, domingos y feriados, de 10 am a 6 pm. El ingreso es libre.

 
 278-elogio-de-la-luz

Exposición bibliográfica

LA BOHEMIA DE TRUJILLO, 100 AÑOS DESPUÉS

Del 9 de agosto al 4 de setiembre de 2016

El Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores rinde homenaje a uno de los más famosos grupos literarios del Perú, conocido como “La Bohemia de Trujillo”, del que formara parte César Vallejo, el más célebre de sus miembros. Y lo hace a través de una serie de documentos e imágenes, seleccionados por Carlos Fernández y Valentino Gianuzzi, que nos acercan a su mundo y ponen de manifiesto los alcances de este grupo de jóvenes que reunió a varias de las figuras más determinantes de la vida cultural y política del Perú.

La exposición se ocupa, principalmente, del periodo comprendido entre la aparición de la revista Iris, en mayo de 1914, y la publicación del periódico El Norte, en febrero de 1923; la etapa mejor conocida de las actividades artísticas del grupo trujillano, así como de su creciente actividad política. Además de celebrar a la Bohemia de Trujillo, esta exposición pretende echar luz e impulsar nuevos estudios sobre aspectos menos conocidos de la biografía intelectual del grupo.

El horario de visita es de martes a viernes de 10 am a 8 pm; y sábados, domingos y feriados, de 10 am a 6 pm. El ingreso es libre.

 
 bohemia-278

Exposición

45 FOTÓGRAFAS PERUANAS

Del 28 de octubre de 2015 al 28 de febrero de 2016

Esta muestra, presentada conjuntamente con la Plataforma virtual  <fotografiaperuana.com> a cargo de María y Mario Acha, reúne una cantidad significativa de fotógrafas de varias generaciones, procedencias y aproximaciones. Todas tienen en común la exploración creativa y una mirada reflexiva. Las imágenes proponen un ordenamiento visual sin perder referencia a la realidad fotografiada.

Las fotógrafas que participan en esta exposición son: María María Acha, Theda Acha, Solange Adoum, Mariella Agois, Gladys Alvarado, Luz María Bedoya, Alicia Benavides, Teresa Bracamonte, Malú Cabellos, Carolina Cardich, Nancy Chappell, Nora Chiozza, Soledad Cisneros, Sonia Cunliffe, Mylene D'auriol, Maricel Delgado, Ana De Orbegoso, Alejandra Devéscovi, Sandra Elías, Marina García Burgos, María José García Piaggio, Rocío Gómez, Ana Cecilia Gonzáles Vigil, Viviana Hosaka, Laura Jiménez, Rochi León, Luana Letts, Anamaría Mccarthy, Inés Menacho, Evelyn Merino Reyna, Mayu Mohanna, Mónica Newton, Lorena Noblecilla, Alejandra Orosco, Susana Pastor, María Cecilia Piazza, Natalia Pilo-Pais, Camila Rodrigo, Prin Rodríguez, Flor Ruiz, Almendra Salmar, Leslie Searles, Maco Vargas, Beatrice Velarde y Estrella Vivanco.

El horario de visita es de martes a viernes de 10 am a 8 pm; y sábados, domingos y feriados, de 10 am a 6 pm. El ingreso es libre.

 278 plataforma

Muestra itinerante en homenaje Felipe Guaman Poma de Ayala

El Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores rinde homenaje al cronista indígena Felipe Guaman Poma de Ayala con la exposición itinerante “Camina el autor”, que presenta la obra gráfica completa de la Nueva crónica y buen gobierno, un monumental informe al rey de España, Felipe III, ilustrado por el autor y fechado hace justo cuatro siglos.


FELIPE GUAMAN POMA DE AYALA Y LA NUEVA CRÓNICA Y BUEN GOBIERNO

 

En 1615, en Lima, capital del entonces extenso y bullente Virreinato del Perú, el cronista indígena Felipe Guaman Poma de Ayala fechaba y entregaba a las autoridades un voluminoso manuscrito profusamente ilustrado que dirigía al Rey Felipe III de España bajo el título de Nueva crónica y buen gobierno. El autor declaraba tener ochenta años, lo que quiere decir que habría nació poco después de la conquista del Perú encabezada por Francisco Pizarro (1532) y que fue testigo de las dramáticas convulsiones y mutaciones que marcaron en adelante la vida del antiguo Tahuantinsuyo. Según el propio Guaman Poma, sus ancestros eran «de los mayores señores de estos reynos». Su padre, Martín Mallqui de Ayala Yaro Vilca, fue «de los primeros que recibió a los cristianos en Cajamarca (…) y primero que se bautizó» y heredó el privilegio de ser en sus dominios «segunda persona del Inca». Aunque escasean sus datos biográficos, Guaman Poma habría sido también cacique y dueño de tierras, Teniente de Corregidor en la zona de Lucanas, en Guamanga (Ayacucho); escribano e intérprete en las visitas de las autoridades virreinales y una suerte de maestro bilingüe o «profesor de aculturación» al decir del historiador Franklin Pease, dada su condición de «indio, cristiano y ladino». Conocía, sin duda, de legislación, había tenido acceso a diversos libros, especialmente crónicas; trató con algunos clérigos y tuvo en particular una estrecha y conflictiva relación con el mercedario Martín de Murúa, cuya Historia del Perú, en su primera versión, ilustraría también.

El 14 de febrero de 1615, Guaman Poma le escribió al rey una carta  desde “Santiago de Chipao de la provincia de los Andamarcas Lucanas Soras, distrito de la ciudad de Guamanga”, informándole del manuscrito y pidiéndole que instruyera al virrey para que lo recibiera y se lo hiciera llegar. «Me ha parecido –le decía al monarca- hazer una corónica o historia general de todo lo que he podido venir a saber (…) que he visto como de lo que he entendido por caciques principales antiquísimos destos Reynos que tenían entera relación y noticia de todo de sus antepasados para que quede memoria durante la era del mundo y que no se pueda es acrezer cossas tan grandes y memorables por falta de escriptura (…) Y para que los historiadores de V.Mgd. puedan tener mas entera luz de la que yo entiendo han podido tener hasta aquí, para cuya averiguación y satisfacción de enterarme de la verdad de todo ello a vista de ojos me ha sido forzoso el averme ocupado tiempo de treinta años aviendo andado personalmente todas las provincias destos reynos tomando la razón por escripto... a fin de hazer un tan gran servicio a dios nro. señor y a V. Mgd. en dar larga cuenta de la manera que han sido tratados los naturales destos reynos después que fueron conquistados y poblados de españoles para que V. Mgd. quede enterado de la verdad de todo y para que mande se acuda al remedio que piden daños tan grandes pues solo a V. Mgd. incumbe el mirar por ellos como su rey y señor natural que es de ellos y se duela de sus miserias calamidades y malos tratamientos».

El propósito de su obra no puede ser más explícito. Guaman Poma quería dar testimonio ilustrado y escrito de lo que conocía y había podido recoger acerca de la historia y la cultura andina y ansiaba también informar al rey de los problemas y padecimientos que enfrentaban entonces «los naturales» a fin de que el monarca interviniera a su favor. Esperaba, además, que su obra fuera debidamente impresa y difundida. En relación al inicio de su relato histórico, conviene tener en cuenta lo señalado por el peruanista francés Pierre Duviols: «A pesar de que los nombres que designan las cuatro edades pertenecen al quechua, a pesar de muchas otras alusiones a la realidad autóctona, el contenido de los capítulos prehispánicos no se origina en la tradición oral andina, ni se le debe atribuir valor histórico alguno. En aquellas famosas páginas no se encuentra una protohistoria ni una historia antigua del Perú sino una «filosofía» de la protohistoria y de la historia, aplicada al caso del antiguo Perú y con vista a intereses políticos que existieron solamente en la época del autor o en otra inmediatamente anterior a él. Las claves de esta filosofía y las de sus consecuencias políticas, se encuentran en el humanismo español y en las disputas teológicas y jurídicas que dividían a los intelectuales y funcionarios de la colonia peruana a propósito de los derechos respectivos de los descendientes de los reyes incas y de los reyes de España».

Este hecho no soslaya el aporte al conocimiento de una serie de prácticas culturales y de otros hechos que el autor ilustra con especial cuidado. En lo que atañe al conocimiento del presente cercano que le tocó vivir, el cronista, según Pease, debió «transitar los complicados momentos de las guerras civiles entre los españoles en los Andes, especialmente la de Gonzalo Pizarro con la corona», sobrevivió a la catástrofe demográfica andina del siglo XVI «de la cual dará cuenta con graves frases» y pasó «momentos difíciles durante la campaña de extirpación de idolatrías después de la década de 1560», en cuya represión habría colaborado con el clérigo Cristóbal de Albornoz.  Guaman Poma estuvo también «en medio de las presiones surgidas a raíz de las reformas del virrey Francisco de Toledo –quien gobernó el Perú entre 1569 y 1581-, entre las cuales se cuentan el tributo, la mita minera y las reducciones, todas ellas criticadas ácidamente por el cronista», aunque, como precisa la historiadora estadounidense Rolena Adorno, alabara el viaje de inspección al virreinato que hizo Toledo y otros aspectos de su legislación, como la norma que «prohibía a los españoles vivir entre los andinos». Una experiencia, en suma, decisiva para la elaboración de su monumental registro.

El manuscrito debió partir a España a inicios de 1616. Un embajador danés podría haberlo adquirido en Madrid a mediados del siglo XVII, dado que desde 1662 ya formaba parte de las colecciones reales danesas. En 1908 el alemán Richard Pietschmann lo descubre allí y da noticia de su hallazgo al mundo académico. En 1936, el Instituto de Etnología de París, bajo la dirección de Paul Rivet y tras una cuidadosa limpieza de las reproducciones para erradicar las sombras de tinta de la cara opuesta de las hojas manuscritas, hizo por fin una edición facsimilar de la obra, que décadas más tarde conocería nuevas reproducciones y numerosos estudios críticos.  

Esta muestra reproduce íntegras, aunque variando los tamaños originales, las 398 páginas con dibujos que trae el manuscrito, y que en la obra van intercaladas con otras 800 páginas de textos. Sobre la importancia de estos dibujos, Rolena Adorno señala: «Si el lector se detiene en cada uno de los 398 dibujos y lee los textos en prosa que los acompañan, le resultará evidente que este método -en el que el texto visual precede al texto verbal- fue, para Guaman Poma, no solamente su sistema de composición sino el meollo de la concepción de su obra. Las imágenes anticipan, dramatizan y “presentifican” los contenidos del libro; son el texto primario de la obra, no las “ilustraciones” secundarias. Guaman Poma diseñó, de hecho, la mayoría de sus capítulos alternando las páginas en prosa con las imágenes. Hay, no obstante, diferencias significativas en la cantidad de material en los textos (...). El lector que observe estas diferencias apreciará el hecho de que los dibujos dictan el curso y el contenido de la exposición y que los espacios alternantes que asignó para sus complementos en prosa restringieron la extensión del contenido verbal que podía ser comunicado». Esta muestra de vocación itinerante rinde homenaje a Felipe Guaman Poma de Ayala y a su obra excepcional, fuente especialmente valiosa para la investigación sobre la civilización andina y alegato valiente y contundente contra los abusos ejercidos sobre los pobres y débiles «en su tierra», en medio de las profundas y dolorosas transformaciones que experimentaba el Perú de su época. 

 Flyer GUAMAN POMA C 1 278

Jr. Ucayali 391 - Lima 1. Teléfono (511) 204 2658